Formulario de búsqueda

Se encuentra usted aquí

Proyecto Educativo

Proyecto Educativo

Introducción



El currículo de las enseñanzas profesionales de música nos presenta diferentes disciplinas que muy pocas veces tienen en cuenta al músico. Muchas veces cuando compartes con profesionales, nos preguntamos si estamos creando músicos o simples tocadores de instrumento. Este proyecto se diseña pensando en el músico, en el alumno. En una formación llena donde aunaremos disciplinas y recursos en favor del alumno. Pretendemos dotar al músico de experiencias enriquecedoras. Nuestro objetivo es que el alumno vaya al conservatorio a estudiar…



Músico Total



El músico tiene que tener una formación completa. Con este proyecto pretendemos cohesionar todas las materias del currículum de las enseñanzas profesionales de música. El claustro de profesores adaptará sus materias en busca de una única materia, la música. Desde los primeros cursos de las enseñanzas profesionales los profesores tendrán un denominador común, la adquisición de conceptos, destrezas y técnicas por parte del alumnado, teniendo como motor las materias comunes. Los profesores de las especialidades adaptan sus programaciones a las temporalizaciones marcadas desde las materias comunes. Al inicio del curso, cada profesor de las materias comunes marcará la temporalización, teniendo que trabajar a la par todos los profesores. El profesor de las asignaturas comunes explican a los profesores de las especialidades como hacen llegar los conceptos a los alumnos, así, todos los miembros del claustro hablaremos el mismo “lenguaje”.

En el cursos superiores, las asignaturas de Armonía, Análisis, historia y la especialidad trabajarán proyectos conjuntos para interrelacionar las disciplinas. Trabajos, conferencias, conciertos y exposiciones serán las herramientas de trabajo. El alumno en todo momento tiene que saber lo que interpreta, como lo interpreta, porque se hizo lo que interpreta, cuando se hizo lo que interpreta. Son tantas preguntas las que se tiene que realizar un músico que un tocador de instrumento no se hace.



Con esta metodología se enriquece al alumno culturalmente, debemos de puntualizar el bajo nivel cultural de nuestros jóvenes dado por un sistema educativo que prevalece otras disciplinas frente a las culturales. Todo el trabajo se fundamenta en la comunidad educativa. Todos los elementos de ella son responsables del alumno y tenemos que realizar un trabajo conjunto. Cada profesor será responsable de todos los alumnos y tendrá que interceder en su formación musical. Todos podemos aportar a los alumnos. Muchas veces, el profesorado piensa que es responsable de los alumnos de su especialidad, pero realmente ese es el principal error. El claustro, reuniones de departamento serán los órganos de consenso e intercambio de destrezas y metodologías para el enriquecimiento de nuestros alumnos.



Este proyecto se limitará a dar indicaciones generales que todos tendremos que cumplir en la redacción de las programaciones didácticas (tercer nivel de concreción curricular).



1. La secuenciación de contenidos obedecerá a un criterio básico: el aprendizaje progresivo (investigaciones de Vigotsky). Los materiales curriculares y los diferentes recursos bibliográficos estarán de acuerdo con este criterio para permitir una aprendizaje natural. No solamente descargaremos en el alumno todo el esfuerzo del aprendizaje, compartiremos con ellos ese esfuerzo haciendo una programación minuciosa de nuestra asignatura.

2. Las programaciones didácticas trabajarán la totalidad de contenidos que aparecen al decreto 159/2007. En virtud de nuestra autonomía como profesores podremos incluir nuevos contenidos y desarrollar los del decreto.

3. Contenidos “inusuales” como la improvisación, las nuevas grafías y la memoria musical aparecerán obligatoriamente en todas las programaciones didácticas.

4. El jefe de estudios comprobará la adecuación de las programaciones didácticas a los términos expresados en este proyecto curricular.

5. Se secuenciarán las materias de todos los cursos. El profesor de análisis, armonía e historia, igual que se realiza en las especialidades, secuenciaron sus materias para que un alumno en primero adquiera conceptos de armonía, análisis e historia, así, cuando llega a los cursos superiores sea más sencillo el trabajo y cuente con un bagaje positivo para sus asignaturas.



PRÁCTICA INSTRUMENTAL.



Establecer parámetros comunes para todas las especialidades instrumentales no es fácil. Es evidente que cada una de ellas tiene una técnica específica diferente. Si acaso, pueden haber más similitudes entre las especialidades que forman las diferentes familias instrumentales: viento-madera, viento-metal, cuerda y piano. Ahora bien, se puede determinar algunas competencias comunes a todas las especialidades. Una de ellas es las capacidades globales que denominamos como “la técnica instrumental”. La técnica instrumental es el conjunto de procedimientos (destrezas, automatismos...), que nos permiten comenzar a dominar el instrumento musical.



Tradicionalmente se enseña al principio del proceso de enseñanza/aprendizaje y conforma la parte más árida y aburrida, aunque imprescindible y fundamental. Estaríamos hablando de un grupo de contenidos como son la posición corporal, la colocación del instrumento, la respiración, la colocación de dedos y manos, la emisión y producción del sonido y un largo etcétera. Algunas metodologías del pasado empezaban impartiendo estos contenidos y una vez eran conseguidos, mediante la práctica de ejercicios, notas largas, estudios y escalas, se trabajaba la sensibilidad artística y la interpretación de obras musicales. Con esta metodología se incrementaba el carácter despersonalizado y desmotivador de la enseñanza musical lugar que pierde de vista lo que tiene que ser una auténtica educación artística. Se separan dos procesos que tienen que ser trabajados conjuntamente: la técnica y la sensibilidad musical.



En todo caso, aprovechamos este documento para establecer criterios básicos que serán aplicados por todo el profesorado de instrumento:



1. Las enseñanzas musicales tienen que ser una etapa educativa en la cual se fundamentan los principios técnicos necesarios, haciendo especial énfasis en evitar la adquisición de hábitos técnicos incorrectos por parte del alumnado. No se puede pedir un dominio técnico elevado del instrumento, objetivo que continuará desarrollándose en las enseñanzas profesionales.

2. Programaremos un trabajo técnico vinculado siempre a la expresión musical para que el alumnado asimile el verdadero sentido de la técnica instrumental como unos conocimientos que tienen que ser aplicados y que no tienen valor en si mismo.

3. Es comúnmente aceptado que la técnica instrumental se tiene que regir por dos parámetros que inspiran sus contenidos: la relajación y la flexibilidad.

 
Site developed with Drupal