Formulario de búsqueda

Se encuentra usted aquí

Casa andalusí del Ravalet

Contexto histórico

Después de que Abderramán III estableció en 929 un nuevo poder político en Córdoba (el Califato omeya de Occidente) que perdurará oficialmente hasta el año 1031, en qué fue abolido dando lugar a un gran número de riendas conocidos como taifas, València se convirtió en capital de uno de aquellos reinos de taifa, y experimentó un importante crecimiento urbanístico y económico.

Durante el reinado de Abd al-Aziz (1021-1061) se construyó una nueva muralla en la capital de la taifa y se edificaron castillos y fundaron muchas alquerías al cobijo de la Medinat al-Turab o València. Es en este ambiente en el que nació en la huerta de Balansiya, entre otras, la alquería de Moncada, una de las mejores de la huerta según las crónicas de la época.

Poco más tarde, con los almohades en la península (1147-1269), otras muchas alquerías construirán potentes torres y albacares, como sería el caso de Turris de Moncada, y se reforzarán antiguos castillos de época taifa y almorávide (s. XI-XII).

El final de la alquería de Moncada se conoce gracias a La Crònica de Jaume I, en esta obra literaria se describe el asedio, el asalto y toma de la Torre de Moncada, aproximadamente tres años antes (1235) de la entrada en València de las tropas cristianas. Este hecho histórico será de indudable trascendencia para Moncada, y obviamente cierra una etapa histórica.

Organización urbanística

A pesar de las muchas incógnitas, podemos aproximarnos al esquema urbanístico de la alquería a partir de las intervenciones arqueológicas efectuadas entre los años 2006-2007 en la plaza de la Madre Francisca de Concepción, popularmente conocida como El Ravalet.

Lo poco que sabemos del urbanismo de la Moncada musulmana es de finales del siglo XII -principios del XIII, y estaba configurado por casas de forma rectangular de una sola planta y con un patio central, agrupadas formando islas y articuladas por calles, una principal, orientada NS, fosilizada con la actual calle Mayor, y otras orientadas este-oeste. También sabemos que había calles secundarias e incluso callejones sin salida. Se plantea así una alquería de aproximadamente 4 hectáreas, desde la zona excavada hasta el cruce de antiguos caminos que se mantiene a la actual plaza de la Cruz de Quintana. La alquería estaría rodeada por una pequeña muralla que los cristianos definieron en el siglo XIII como barreras, y una torre defensiva rodeada por un recinto amurallado denominado albacara, como último reducto de defensa de la población. También sabemos, gracias a los trabajos arqueológicos de los últimos años que en el camino que conducía a la alquería de Alfara y a los molinos, actual calle de Las Barreras y Avenida de Las Germanías respectivamente, estaba el cementerio musulmán o maqbara de la alquería de Moncada.

La Casa 5

La Casa sur o n.º 5 era de una sola planta, esquinera y ocupaba 197 m2, siguiendo el modelo urbano, donde el espacio doméstico se organiza en torno en un patio central a patio a cielo abierto. A él se abren todas las dependencias para que llegue la iluminación y la ventilación necesarias. Las casas andalusíes presentan pocas aperturas en la calle, y la mayor parte solamente muestran la puerta de entrada y algunas pequeñas ventanas. Las partes de la casa son:

 

  • Vestíbulo: habitación que daba acceso en el interior de la vivienda desde la calle por el ángulo sudeste del patio central.
  • Patio: El patio y jardín (sâha) era un elemento central que permitía la comunicación de todas las dependencias de la casa. En él se desarrollaba la mayor parte de la actividad cotidiana de las familias. En el ángulo suroeste, el más sombrío del patio, había un pozo para abastecerse de agua potable.
  • Establo: En el lado este del patio hay una habitación identificada con el establo (ajûr). En el extremo sur de la habitación están los restos de un antiguo pesebre.
  • Salón nordeste: Es de planta rectangular muy proporcionada (1 x 2). La habitación estaba pavimentada con un piso de mortero de cal blanco muy trabajado y comunicada con el salón principal a través de un estrecho umbral.
  • Sala principal: En el ángulo noroeste de la casa está la habitación principal. También es de planta rectangular con una proporción exacta de 1 x 2. La orientación es la más tradicional para ser el aposento más iluminado, la más cálida en invierno y la más alejada de la calle. Una sala donde se acostumbraba a añadir alcobas pequeñas comunicadas por un simple umbral sin puerta. En la actualidad conserva buena parte de la pavimentación hecha en época cristiana.
  • Alcobas: Se han identificado dos. Eran pequeños aposentos en los cuales se situaba una cama que ocupaba prácticamente la totalidad del espacio.
  • Cocina: Situada en el lado suroeste de la casa (hoy no visible) encontramos confrontado con el pozo del patio un umbral escalonado que nos lleva directamente a la cocina.
 
Site developed with Drupal